viernes, 25 de diciembre de 2009

Reflexiones Navideñas

Simpre cuando llega esta fecha, evito pensar cuestiones que me pongan triste. Si bien eso no sucede por fín, las mismas afloran todos los años. Quizás no sea el único y por eso, las escribo para compartirlas con Uds.
Generalmente uno no puede evitar recordar a aquellos seres queridos, que desde nuestra cuna nos acompañaron en aquellas primeras navidades. Los que nos hicieron "descubrir" la magia y el misterio de Papa Noel, aquellas personas que compartieron con nosotros esas hermosas mesas navideñas, con sorpresas dulces, confitadas. Los que veíamos desde abajo -por nuestra pequeña estatura-
Aquellos que no están. Los que a escondidas, depositaban nuestros ansiados regalos al pie del arbolito y que luego "descubrían" azorados como traídos por Papa Noel. Los que jugaban con nuestra inocencia alimentándonos la fantasía de salir a la calle para ver si podíamos divisar su trineo. Papá, Mamá, hermanos, aquellos que ya no están conmigo.
Tambien pienso en los conocidos que partieron hace un tiempo. Me pregunto si en esas familias también no sobrevuela su recuerdo.
Pienso en los más humildes, que con sacrificio deben mirar a los ojos de sus hijos en Nochebuena, compartiendo una pequeña y pobre mesa navideña y quizás entregando alún pequeño juguete, pagado en cuotas o comprado con mucho esfuerzo.
Y vuelve el pasado, el recuerdo de otros tiempos que nunca más volverán.
Los amigos que ya no están cerca. Todos los que dejamos de ser niño y el tiempo o la madurez nos distanció de ese infantil vínculo que nos unía.
Y hoy miro a mi alrededor, encuentro otra realidad rodeada de amor y felicidad que reemplaza la nostalgia que suele producirse esta fecha.
Veo proyectos e ideas que dan vueltas a mi alrededor y encuentro un promisorio futuro a mis esperanzas junto a mis seres queridos.
Atrás, en el tiempo, ellos quedaron para guardarse siempre en mi corazón. Seguirán en mi interior como parte misma de mi cuerpo. Es el pequeño e invalorable tesoro que guarda todo ser humana: sus propias vivencias.
La fecha -sin ser analizada históricamente- porque ahí entraría en otras cuestiones que no son mi propósito, tiene implícita esa nostalgia.
Será parte de ese "espíritu navideño" del que todos hablan. Será parte de nuestras vidas.
Feliz Navidad para todos.

No hay comentarios.: