martes, 14 de junio de 2011

“De los cielos los vieron llegar… 16 de Junio de 1955 - Bombardeo de Plaza de Mayo”



Por Ricardo Darío Primo
ricardodarioprimo@hotmail.com


El 16 de Junio de 1955 una escuadra aérea compuesta por 34 aviones de la Marina de Guerra, procedieron a bombardear la Plaza de Mayo, Casa de Gobierno y edificios contiguos con el objetivo de asesinar al Presidente electo Juan Domingo Perón.
Se arrojaron alrededor de 10 toneladas de bombas de fragmentación de 59 kgrs cada una, ocasionando la muerte de más de 300 personas y 800 heridos.
En la historia argentina y mundial, no se registran antecedentes de tales hechos en tiempos paz.
“Los oficiales de la Marina, tendían a identificarse en su gran mayoría con las clases sociales que Perón denunciaba sin cesar, como la oligarquía y miraban con mal disimulada hostilidad, sus programas sociales, así como su persona misma” (POTASH Robert, EL EJERCITO Y LA POLÍTICA EN LA ARGENTINA II 1945-1962) de Perón a Frondizi, Hyspamérica, Bs. As., 1985)
El sangriento hecho, aconteció al mediodía, cuando la aviación militar debía rendir homenaje al Libertador San Martín y la enseña nacional, en la Plaza de Mayo.
Los complotados estaban liderados por el Almirante Toranzo Calderón y luego de tres horas de vuelo y apenas a 300 metros de altura, descargaron sus bombas siendo el primero en hacerlas el Capitán de Fragata Néstor Noriega alcanzando a destruir con ella, el jardín de invierno de la Casa de Gobierno.
“Se trataba de sacar a la Infantería de Marina, que se hallaba en el arsenal de Buenos Aires, para que atacara la Casa de Gobierno y matarme a mí ahí dentro. Tiraron bombas desde el aire y atacaron también con bazucas, pero yo no estaba en ese lugar sino en el Ministerio de Guerra” (YO JUAN DOMINGO PERON. Relato Autobiográfico, Sudamericana, Planeta, 1986)
Este hecho constituye, el verdadero bautismo de guerra de la aviación naval silenciada por el vergonzoso acto contra sus propios ciudadanos y de sus autoridades democráticamente elegidas. Luego vendrían Malvinas y su 2do bautismo de fuego.
Las víctimas, eran inocentes personas que pasaban por allí rumbos a su trabajo, colegiales que recorrían el sector histórico de la ciudad, y argentinos que miraron con curiosidad sin saber que la muerte se les acercaba.
Ni siquiera los anteriores Golpes de Estado, tuvieron la impronta sangrienta de quienes ahora intentaban derrocar a Perón.
El gobierno con aciertos y errores se había convertido en un factor que sus detractores y enemigos consideraban necesario hacer desaparecer. Eran tiempos de la llamada “Guerra Fría” entre EE.UU y la URSS.
“En caso de una guerra generalizada, es poco probable que Perón participe en forma activa y rápida en apoyo de los Estados Unidos. Su principal objetivo sería el de explotar la guerra a favor de la Argentina, lo más probable es que exigirá a los Aliados, precios altos por las exportaciones de alimentos y materias primas”. (Documento secreto desclasificado titulado “Probables acontecimientos en la Argentina, Evaluación de Inteligencia Nacional Washington, 9 de Marzo de 1954 reproducido en Pág. 292 de ESTADOS UNIDOS Y EL PERONISMO de Mario Rapoport y Claudio Spiguel. La Política Norteamericana en la Argentina 1949-1955 Grupo Editor Latinoamericano, Colección Estudios Internacionales, Bs.As. 1994)
La cultura de un pueblo se construye también reconociendo sus virtudes y errores, solamente de esa forma nuestra Historia cobrará valor.

No hay comentarios.: