lunes, 11 de abril de 2011

San Nicolás de Bari, Partido de los Arroyos


San Nicolás de Bari, Partido de los Arroyos
Por
RICARDO DARÍO PRIMO
ricardodarioprimo@hotmail.com

Durante la etapa de la organización colonial en América, las jurisdicciones de los Cabildos abarcaban la ciudad y todos los campos que le correspondían.
De tal manera, el Cabildo de Buenos Aires considerando la importancia estratégica contra el avance de los indígenas y la organización económica de ésta zona, aprobó “la formación de un pueblo más allá del “Puesto de las dos hermanas”, el 1º de Septiembre de 1608” (CHERVO Gregorio Santiago, RECTIFICACIONES HISTÓRICAS, Municipalidad de San Nicolás de los Arroyos, Publicaciones diversas, 1990, Pág. 20)
Cabe destacar que esta decisión daría origen posteriormente al Partido de San Nicolás, apoyado en la anterior denominación de “Pago de los Arroyos” ya que la palabra “Partido” recién se utilizaría alrededor del 1730.
Este último, deriva de la existencia en la zona de los Arroyos del Medio, el que divide en la actualidad el Partido de Ramallo con el de San Nicolás y el de Las Hermanas.
Cercano a 1730, la jurisdicción comienza a poblarse con familias que se ven afectadas por las incursiones indígenas y se afincan aquí en busca de un lugar seguro.
“Antes de que Aguiar fundara la ciudad, existía en la boca del arroyo de Ramallo, una población pequeña con una capilla que se titulaba de San Vicente Ferrer. Esta población era indígena y estaba bajo el influjo de los frailes” (MENENDEZ Damián HISTORIA DE LA CIUDAD DE SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS Imprenta D. Pariente, San Nicolás de los Arroyos, 1890.
Con el tiempo, este asentamiento iría desapareciendo.
“El día 14 de Abril del año mil setecientos cuarenta y ocho en una orilla del Paraná, a la margen derecha en la latitud Sud 33º 20´30” y longitud Este (...) del meridiano de Greenwich, había un acontecimiento no común en aquel tiempo. Era la fundación de este pueblo por Don Rafael de Aguiar...” (Ibídem ant.)
Últimamente se ha discutido si realmente, existió una fundación, ya que el acta que documentaría tal acto fue destruida durante un incendio y ataque a la parroquia. También se ha sostenido que de haber existido un acto fundacional, debía realizarse de acuerdo al ritual que acostumbraban a realizar los conquistadores cuando fundaban centros urbanos.
Lo cierto es que Rafael de Aguiar es el organizador-fundador de la ciudad de San Nicolás. Criterio compartido por muchos historiadores.
“El Ejido componíase de un cuadrado de 9 manzanas por frente por otras tantas de fondo. Tomóse por punto de partida un añoso ombú conocido por de López (Este ombú fue cortado en 1883 por mandato de la empresa del Ferro Carril del Oeste. Sirvió de mojón por numerosos años y figura con este carácter en muchos expedientes judiciales). (Ibidem ant.)
Con respecto al nombre que tomaría este Ciudad se sostiene:
“Tres cosas parecen haberse tenido grande influencia para que se diera el nombre que se puso a la ciudad; la circunstancia de ser Aguiar devoto de San Nicolás, el llamarse una hija suya Nicolasa y la aparición extraña de un jesuita de este nombre” (Ibidem ant.)
¿Pero con respecto a sus pobladores, cómo se denominarían?
“Como se desprende del Acuerdo del Cabildo, se llama “parroquia de San Nicolás” a la feligresía del cura, pero el partido se denomina Los Arroyos la que está de acuerdo con la tradición popular que conserva siempre los actos más salientes de la vida de los pueblos, en afecto a los hijos del lugar se les llamaba arroyeros y no como se les dice hoy día, nicoleños” (GARRETON Adolfo, HISTORIA DE SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS DESDE SUS ORIGENES HASTA 1810 , Taller de Impresiones Digitales, La Plata, 1937, Pág. 44)
“El 5 de Julio de 1758 fallece Rafael de Aguiar y el 9 de Julio de 1759 se apaga la vida de su viuda, Juana Paulina de Ugarte de Aguiar. Esta, el día 1 del mismo mes y año, había redactado su testamento fechado “en San Nicolás de Bari”, manifestando ser “vecina de este Arroyo del Medio”.
“A partir de ahí las denominaciones con su uso van conformando el nombre del Partido” (CHERVO G. Santiago, ibídem ant.)
Nadie pudo pensar, que San Nicolás de los Arroyos, sería solamente un mojón de la civilización en la campaña bonaerense.
Tenía un lugar reservado en la Historia del país. Paso obligado hacia el interior, se convirtió en protagonista de hechos muy importantes de nuestra historia.
Aguiar quizás nunca hubiese imaginado que ese pequeño villorio en torno a la plaza principal y parroquia, sería con el tiempo, sede de un acuerdo entre hermanos que posibilitara la organización constitucional de un país. Tampoco que nuevamente sería hogar de quienes con esperanza en el futuro, llegarían a sus tierras con la idea de realizar una nueva vida.
El desarrollo de la zona, el ímpetu de sus pobladores, el espíritu de sacrificio, aún destacado por otros, en los momentos más trágicos de nuestra historia, la hicieron resaltar en el concierto de las localidades que la rodean.
Hoy la ciudad tiene otros desafíos, como los tuvo Aguiar cuando comenzó. Pero queda su ejemplo de abnegación y desinterés como de solidaridad con quienes más lo necesitaban.

-RICARDO D. PRIMO-

1 comentario:

Andres Baldrich dijo...

Hola!

Entro al Blog y lo primero que veo es un post sobre San Nicolás de los Arroyos.

Como verá, mi apellido es Baldrich. En su web BuscandoLaHistoria usted hace una biografía de Juan Amadeo Baldrich

Tengo mucho interés en saber más sobre el tema, le puedo preguntar dónde consiguió la información? Desde ya muchas gracias!

Andrés Baldrich